Daniel Allen

''Lealtad, honor, compromiso... todo desvaneciéndose en un pestañeo''

Description:

6269bcab26872f9e0f5ea3923db4d4ea.jpg

 photo 9b13321b0e2099bf55fed88bf1ed1819_zpsw2ssrra0.jpg

Edad: 29
Altura: 1,86 m
Procedencia: Las Islas
Trabajo: Asesino asueldo

Un hombre serio en las ocasiones que se requiere, ocultando su verdadero ser tras una mascara, no duraría en matar a alguien si le tocan mucho la moral o simplemente si es por trabajo, solo confiara en alguien si este de verdad se lo gana porque si no mejor que vigile sus espaldas, porque a la mas mínima intención mala hacia Daniel, puede darse por muerto.

Marca:
descarga.jpg

Habilidades Elan:
Visión tenebrosa – Hace posible ver seres vivos a través de las paredes y la línea de visión de estos, así como también una representación del ruido ocasionado del usuario.
Guiño – Teletransportación a distancias cortas. las cuales serán mayores si se mejora la habilidad.
Relenti – Ralentiza el tiempo durante un breve período. Si se mejora esta habilidad, el tiempo se detiene completamente.

Ventajas:
- Elan (3)
- Respeto oscuro
- Fondos iniciales
- Inmunidad psíquica

Desventajas:
- Infame
- Buscado
- Adicción (Nicotina)

Bio:

 photo dishonored_conceptart_QmtLW_zpswusxsyxr.jpg
Como toda buena historia tiene que haber un comienzo, pues bien, mi historia comienza así…

En un barrio bajo de la ciudad de Serkonos, vivíamos decentemente por no decir que cada día podría ir a peor, madre (Jaquelin) se tenía que ocupar de todos los asuntos de la casa mientras Padre (Mike) estaba fuera por una misión del ejército, aunque siempre nos mandaban cartas de que la misión se alargaría un par de semanas más por x motivos, pero aquellas semanas de tanto esperar se volvieron años, yo incluso teniendo 5 años ayudaba en lo que podía aunque madre lo agradecía quería que tuviese una infancia buena jugando con los demás niños de mi edad y sin preocupaciones, un día jugando tranquilamente con mis amigos del barrio unos chicos mayores que nosotros se nos acercaron con pintas de buscar pelea, reconocí al líder ya que era el hijo del sargento de mi padre, de tal palo tal astilla… ¿Para que venir a por nosotros? solo éramos un par de críos pero como no, aquí se pudo ver la ley de que el más grande pisa al más pequeño, creyéndose superior a nosotros… tal y como lo esperábamos nos dieron una paliza a cada uno pero a mí era al que más ganas tenían por ser hijo de quien era, el cabecilla del grupo me cogió del cuello de la camisa mientras aún estaba consciente preparando el puño para golpearme de nuevo, cerrando los ojos desee con todas mis ganas de que ese momento se detuviera para poder escapar, tras los segundos sin sentir ningún golpe abrí uno de mis ojos viendo que se cumplió mi deseo, bueno parte de él, el puño iba lento, como si todo fuese a cámara lenta, soltándome rápidamente comencé a correr hacia a casa como alma que llevaba el diablo, aunque siempre nos venían esos tíos esto era nuevo, ¿Cómo sucedió aquello? ¿Acaso Dios escucho mi deseo? Muchas preguntas rondaban por mi cabeza, pero también sentía como me ardía el pecho, corriendo a mi habitación me quite la camisa y me mire exactamente donde me dolía lo cual pude ver un tatuaje marcado en mi pecho… ¿Qué diablos estaba pasando?…

Tras aquel día le conté lo sucedido a mi madre, no sabía si me creería o no, pero al ver aquella marca se puso pálida ya que la reconoció al instante, era la marca de uno de los Dioses Paganos, el considerado demonio… Passenger. Madre me dijo que ocultase esa marca y que no se lo dijese a nadie más, después de aquello pasaron los días hasta que unos soldados interrumpieron en nuestra casa de malas maneras, al entrar solo dijeron una cosa ‘’ ¿Dónde está el chico? ’’, mi madre ya sabía que este día llegaría y les dijo que no estaba en ese momento en casa pero sin caso alguno comenzaron a registrar la casa mientras mi madre intentaba frenarlos, estando en mi cuarto oí como se acercaban a la puerta de mi habitación, sin pensármelo dos veces huí por la ventana usando las mantas de mi habitación, las de veces que lo habré hecho cuando madre me castigaba… pero eso no viene al caso ahora, tras nada más pisar suelo comencé a correr con lágrimas recorriendo mis mejillas sabiendo que nunca más podría volver a casa por aquella marca.

Comencé a sobrevivir en las calles durante largos y duros años, durante eso comencé a reunir información sobre lo que era esa marca y me empezó a interesar, ya para aquel entonces tendría los 15 años, me entere de que mis padres fueron asesinados por criar a un hereje… eso me dolió bastante pero debía seguir adelante aunque algún día me lo pagarían, robaba dinero y comida para subsistir como podía, sé que no es conseguirlo con el sudor de tu frente, pero ¿Qué queréis que hiciera? Era un hereje buscado y no precisamente para que me encarcelaran, si no para ser ejecutado incluso al instante, tras eso sabiendo que no podría vivir mucho así me hice mercenario, lo que se suele ser también asesino asueldo, solía hacer los trabajos más sencillos para empezar hasta que me hiciese con el control de mis nuevas habilidades, aunque les comencé a coger el truco bastante rápido, después quise comenzar por los trabajos algo más complicado, sabían que era bueno en lo mío pero aun así no se iban a fiar todavía de un novato recién llegado al negocio, si nunca lo probaban ¿Cómo van a saber de lo que en realidad soy capaz?, pero hubo una mujer que me pidió que le hiciera un trabajo, era algo difícil ya que se trataba de asesinar a un noble, no quería que entrase en muchos detalles ya que quería hacerles ver a todos que era capaz de hacer este trabajo y de mucho más, prendí a hacer el trabajo ya que no estaba muy lejos, tenía que asesinar a ese noble esa misma noche, era complicado ya que su mansión estaba protegida por bastantes guardias, pero gracias a una de mis sorprendentes habilidades podía ver quienes estaban tras las paredes y pude localizar que mi objetivo estaba en la segunda planta por lo que podía deducir que era su habitación, poniéndome la bandada para taparme medio rostro me infiltre en la mansión ocultándome y desplazándome sigilosamente sin que ningún guardia me viese, más de una vez casi me pillaban pero me las ingeniaba para hacer que no se alertasen, sinceramente ese noble se tenía que haber buscado guardias mejores, tras llegar a la segunda planta entre en la habitación del noble el cual estaba en la terraza observando las vistas, con daga en mano me dispuse a acercarme a él y rápidamente asestarle en el cuello sin que se diese cuenta, pero uno de los guardias que rondaban por el jardín se dio cuenta de lo sucedido y dio la alarma, lo importante para mí es que el noble ya estaba muerto y rápidamente fui teletransportándome de tejado en tejado huyendo de allí y haciendo que me perdieran de vista, al día siguiente fui al punto de reencuentro con aquella mujer, se dio la voz de que un noble había muerto así que ella cumplió su parte dándome la recompensa, y digo que si recompensa, era más de lo que imagine por un simple noble, con todo aquel dinero podía comprarme mejores armas y artilugios, después de eso me hice conocer entre los mercenarios y otra clase de personas.

Tras los años como mercenario me iba de maravilla, rondaba por los 25 años, pero este trabajo no era nada fácil ya que me comencé a cuestionar a quienes matar o no, ya que la gran mayoría de mis contratos era contra gente inocente, así que primero me informaba bien de quien tenía que matar y luego ya decidía, aunque si no había más remedio lo hacía, ya que hacía falta el dinero, un día me llego una carta y me pidieron que hiciera un trabajo algo interesante, matar a un alquimista famoso y nada más y nada menos que Albert Grint, eso ya eran palabras mayores, pero ¿Por qué querrían verlo muerto? Es solo un chico de 16 años, primero debí informarme por si las moscas, aunque sería un largo viaje ya que tenía que ir hasta Itus, preparando mi equipo me dispuse a viajar hacia allí, tras el viaje comencé a reunir información sobre aquel chico y no cabe duda, no solamente se quería quitar de en medio al pobre chico, si no que a mí también ya que contrato a otro asesino para cuando yo matase a Albert el otro me matase a mí, tras llegar a Itus fui hacia la ubicación donde estaba, el lugar era una mansión donde se celebraba una fiesta de máscaras, suerte para mi yo ya llevaba la mía puesta, tras entrar en la fiesta la mayoría de las personas me miraban por mi mascara y soltaban el típico comentario de ‘’Tu mascara sí que es aterradora’’, tras encontrar a Albert lo mantuve vigilado por si aquel otro asesino, cualquiera de las personas en la fiesta podría ser aquella persona, acercándome al chico le pedí si me podía acompañar para hablar a solas aunque raro que parezca, saliendo al jardín donde no había nadie allí pude hablar tranquilamente con él y contarle lo que estaba a punto de pasar, su mascota por otro lado se fijó en uno de los arbustos del jardín y aviso al chico, para antes de que se diese cuenta aquel asesino del que hablamos salió de entre estos saltando a por él y rápidamente sacando mi espada bloquee el ataque echándolo a un lado, le dije a Albert que corriese pero me hizo caso omiso y se quedó a mi lado sacando su espada también, tras eso comenzó el combate durante un par de horas ya que no era un asesino normal y corriente, era uno bueno y bastante ágil, pero finalmente ganamos a duras penas, debía reconocer que el chico no se defendía mal, tras descansar nos tomamos juntos unas copas en el jardín aprovechando la oscura noche junto con sus estrellas, pero después de eso cada uno siguió su camino y ninguno de los dos sabio nada más del otro, aunque ¿Quién sabe? A lo mejor algún día se reencontraban de nuevo.

Después volví a Serkonos para informarme de quien me envió la carta, nadie sabía de quien era la letra hasta que un mercenario la reconoció, era de un noble poco conocido y que quería hacerse por trabajos de otros, tras saber eso ese hombre no debería aun quedar en pie, os contaría la gran historia de cómo esquive guardias, me ocultaba entre las sombras y de cómo asesine a ese noble bastardo, pero se alargaría y no quiero aburriros, bueno solo queda contar que hice tras otros largos 4 años, pero eso será para otro momento, dicho esto aquí donde termina mi historia, pero no sé porque me da que algún día de estos la historia donde tiene punto y final será solamente un ‘’continuara…’’.

Daniel Allen

DarkSide SrDead